Un día de golf (por Carlos Saldaña)

No quiero dejar pasar más tiempo y pretendo cumplir la promesa que hice a mi amigo Javier León, de escribir un artículo relacionado con este maravilloso juego.

La celebración del Campeonato de España de Profesionales en el campo de Santa Marina este último fin de semana, me ha parecido muy adecuado y a continuación pretendo contar las sensaciones vividas el sábado, último dia del campeonato.

Ese dia empezó como casi todos los sabados de madrugada, para tener tiempo de tomar un extraordinario chocolate con churros con mi amigo Jose en Aliva, (siempre es importante coger fuerzas para una dura jornada) y el chocolate a mi me las da. Luego a tirar unas bolas en el campo de práctica para soltar músculos y tratar de estar lo mejor posible en el tee del hoyo 1 de Mogro, donde como casi todos los sabados desde 1.997 me esperaban mis amigos para celebrar nuestra tradicional partiduca con el cuchillo entre los dientes. A su finalización y perdonando la visita a la cafeteria me desplacé a Santa Marina acompañado de mi amigo José A. Noriega.

La llegada al campo fue especial, en principio el paso bloqueado por la enorme cantidad de coches y las numerosas personas, muchos niños-jovenes, que pululaban le daban una atmósfera irreconocible para los que hemos ido algunas veces y nos hemos encontrado prácticamente solos. Llegamos cuando se habían jugado ya 9 hoyos y rapidamente nos enteramos por donde se encontraba Olazabal que era el jugador que más nos interesaba seguir. Empezamos a verle en el hoyo 12 donde después de un gran aproach desde el rough, embocó un buen putt. Allí nos enteramos de que era el tercer berdie seguido y que se encontraba muy cerca de los lideres lo que nos animó aun más a seguirle… y a las decenas de personas que opinaban lo mismo. Esa romería entre hoyos era un gran espectáculo muy pocas veces visto por estos lares ante la ausencia de campeonatos de relumbrón. ¡Y llegó el 13 ¡ par 3 con la bandera colocada a la derecha con muy poco fondo y en una posición de fuerte caida hacia el riachuelo. Los tres de la partida, Olazabal, Coyle y Quirós, la dejan en green pero la más alejada era la de Chema que después de mucho estudiarla la lanza muy bien para que cogiera la caida pero…. se quedó corto. No creo que fuera un metro, o a mi me lo pareció, pero son esos putts que tienes que tirar suave por la distancia pero que deben coger la caida, muy bonitos pero muy difíciles, un exceso o falta de fuerza harán que no emboques, como le ocurrió al bueno de Chema y terminó con el boggey. En mi opinión ahí terminaron sus opciones de llevarse el Campeonato. Luego de verle salir en el 14 desde una privilegiada posición (ver foto) nos fuimos a tomar posiciones en el 15 par 3 con la bandera colocada cerca de la entrada donde el green es más estrecho, de nuevo una posición endiablada que suponíamos nos iba a permitir ver buenos golpes como así fue. Primero vimos lo que pocas veces vemos que haga un campo…. regalar golpes. La loteria le tocó a Sergio Coyle que salió un poco largo con buena dirección y dio en el cemento del camino superior al green, la bosa rebotó y cayó sorprendentemente a unos 3/4 metros de la bandera, lo que posteriormente le permitiría, si no recuerdo mal, hacer berdie. Quirós la dejó en green protegiendose por la derecha con el green más ancho y faltaba Chema, nos colocamos justo en el camino y oimos ball y gritos de que iba a nuestra zona…. La bola efectivamente venía cerca de donde nos encontrabamos y se empotró en el talud a escasos 3 metros de nuestra posición. Nos sentamos para ser testigos privilegiados de toda la parafernalia que conllevaba esa dificilísima posición… Vimos como marcaba con un tee el impacto de la bola y como dropaba 3 veces, que al encontrarse en un talud muy pronunciado caía irremediablemente hacía el green. Como no, apareció el Juez de turno que le avisó que el dropaje sólo se debía hacer dos veces… El propio Olazabal y su caddie le explicaron inmediatamente que una de las veces la bola había botado más cerca de la bandera por lo que no era válido… el juez se calló y los alli presentes aprendimos o recordamos una regla pocas veces vista entre amateurs ( yo no recuerdo haberselo visto hacer a ningún compañero de partido ). Y luego el estudio del golpe, la postura que tuvo que adoptar para frenar una bola en un gran desnivel que a cualquier matao como yo nos hubiera llevado a muerto de miedo dejarla antes del green o a dar un filazo y mandarla al regato que se encontraba pocos metros más alla. Cualquiera que haya jugado en este campo y hoyo creo que reconocerá lo que digo. Chema dio un golpe extraordinario y la dejó dada al ladito del hoyo. Acompaño algunas fotos del momento. Por cierto está prohibido hacerlas y algunos cliks escuché, pero mi movil no hace ruido alguno al tirar la foto.

Luego de ver las salidas del 17 fuimos al green del 18 para ver llegar a ese y otros partidos que se habían atascado en el citado hoyo 15. ¡ que poquito les cuesta a los profesionales llegar de dos a green o cercanias del último hoyo ¡ y cuanto nos cuesta a los demás ese hoyo que muchas veces nos impide puntuar en stableford. Alli vimos al campeón y subcampeón que luego se jugaron el campeonato en el hoyo 9 del desempate. El tiempo amenazaba tormenta pero aguantó unos minutos y nos permitió verle y ser testigos de lo que muchas veces ocurre en golf, el que mejor sale o deja más cerca del hoyo, no tiene porque ganarlo, asi sucedió, el campeón la dejo fuera de green y el subcampeón dentro. Los dos patearon bastante bien pero el subcampeón en el segundo golpe la dejó más lejos de la bandera y posteriormente no embocó, el campeón hizo el par y se llevo el Torneo. Mi enhorabuena para él y para todos los que nos desplazamos al campo, fue un grandioso espectaculo en un campo magnífico y con una buena cantidad de publico que disfrutó de todas las bondades del golf.

Y si has llegado a leer hasta aquí ¡ enhorabuena ¡ mucho te tiene que gustar el golf para aguantarme…

Carlos Saldaña

3 agosto 2014

IMG-20140805-WA0003

IMG-20140805-WA0005